Páginas vistas en total

miércoles, 22 de febrero de 2012

... por una vez y para siempre.


Algo me pasa, estoy haciendo cosas que antes me parecían imposibles. Estoy mirando el tiempo y veo como este se detiene ante mi asombro y deja de existir. Ante mi fluir por el encantamiento que me libera de las ataduras del instante veo como no queda ni rastro de él, del pasado anacrónico que sin duda me sometió a una creencia tras otra donde las cavilaciones entorpecieron mi marcha, oscurecieron mi dicha y apagaron mi presencia.

Algo me pasa, estoy viendo cosas que antes me parecían imposibles. Estoy logrando despertar una especie de motivos que estaban tan acorralados por esos pensamientos compartidos con la gran mayoría de mis semejantes en ese mundo hecho de tinieblas e injusticias, ese otro mundo de pasado en el que nos inhibíamos de actuar porque nos separaba a cada uno en su propio cautiverio, en su propia tragedia humana, en su propio egoísmo desenfrenado, cruel y barbárico.

Algo me pasa, estoy actuando como nunca antes creí que era posible. Siento cómo mi realidad se expande con una fuerza indestructible y me seduce la calma y la dicha como nunca antes la pude haber imaginado. La noche, el día, las mañanas, los atardeceres no me mostraron más que lo que mis neuroreceptores estuvieron condicionados para aceptar como real, ahora sin embargo, me muestran más que colores y formas maravillosas que cambian cada día, ahora me revelan algo que no se puede definir más que con la experiencia misma de derivar en el estado de alerta, eso que con la palabra se miente pero que es un atisbo de la eternidad.

Algo me pasa y quiero compartir esto que me traspasa por que vivo el presente como nunca antes lo pude haber experimentado. Puedo ahora reconocer la guerra y la hambruna y liberarlas de mi culpa y de mis juicios, por que no soy culpable de lo que nunca sucedió en mi mente unificada e intacta. Puedo negar el pasado maldito, cortarlo y liberarlo con su racismo, su especismo, y esas formas de violencia contra todo y todas las especies. Porque ahora, en este momento, no tengo miedo, solo existe la paz y esa paz gobierna sobre las tinieblas que engendraron un pasado insano y demente.

Estoy unido al amor y lo canto con gozo por que la victoria de nuestros ideales es ahora.

Es innegable, lo puedo ver claro ahora que mi rezo se hace uno con el sonido de la creación, mi corazón se extiende y la intuición me alcanza… y la luna, esta luna nueva de febrero bisiesto en la que he vuelto a casa, me señala el rastro legítimo donde cada célula que se estremece en el presente me recuerda el origen y el significado de la vida, en esta noche de estrellas como nunca antes las había sentido, dentro de mí.

Aunque el mundo como lo conocemos parezca conducirse a su final oscureciéndolo todo, y las imágenes engañosas persistan en repetir el olvido de nuestro poder de construir otro mundo posible, no caigamos en el error nosotros de interpretar lo ilusorio como real. Ahora solo hay amor, estamos dando el salto evolutivo que nos salva aquí y ahora, estamos elevándonos juntos en armonía por una vez y para siempre.

2 comentarios:

  1. Ojalá algo nos pasara a todos. Veríamos el mundo desde otra realidad. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ivanna, esto nos está pasando a todos, no estamos separados, lo que me pasa a mí nos pasa a todos. El proceso de despertar va en camino y poco a poco nadie se quedará sin vivirlo.

      Eliminar

Gracias por sus reflexiones !