Páginas vistas en total

sábado, 14 de abril de 2012

AROMA DE BESOS



Besos… huele a besos,
en el regazo de la esperanza
toda esencia es liberada,
alrededor de la aureola
en el aire se dispersa olor,
olor en la encía
se extiende en el cielo de la boca
y en la boca salina tripula.

Hálito de labios
de pura belleza, copula
con los sentidos
emana y trastoca
en el alma la reyerta lingual,
recuérdame a Julieta
en su eterno crepúsculo
con su Romeo furtiva,
beso con silencio intemporal
besos de almíbar,
huele a besos violeta
laberínticos y cómicos
trágicos y benditos,
con olores armónicos
que erizan la  piel,
aromáticos.

Estremecen...
puros besos arrobados
con aroma de rosas
en la llama
transpoetizados,
puros besos sin razón
de leyenda
idealizados.

Huele a besos...
campanean  
se crispan como dragón
y colibrí en la lengua
revelada
endulzada
antojada de ternura.

Huele a besos...
el de Isolda
infiel y libérrimo,
como el arpa de Tristán
por las noches apetecido.

Antiquísimo besuqueo...
repentino transforma
en palpitar cada nervio,
avidez de besos
que se religan
se amarran como divino embeleso,
se enredan
con fluidos lumínicos
derroche de ímpetu
cruzado por la lengua,
ágil y atenta
al brote de bálsamo
maná de los dioses,
que evoluciona el olfato,
séquito de ángeles
que seducen y aceleran
el espasmo
vestigio inmaculado
de los amantes
que se besan
detrás de las nubes
del tiempo.

Huele a besos...
Y yo desde esta ventana
absorto,
contemplo el infinito.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por sus reflexiones !