Páginas vistas en total

jueves, 29 de noviembre de 2012

REZO POR EL AGUA


AGUA NUESTRA

Agua nuestra
Purifícanos
Agua perfecta
Sea para todos
Sea para todas
Agua bendita
Llénanos de amor
Llénanos de paz
Llénanos de gozo
Agua nuestra
Que estás dentro
Que estás fuera
Agua nuestra
Que nos sustentas
Que nos sanas
Que fluye por las venas
Que emanas libre de cadenas
Agua nuestra
El amor te salva
Agua nuestra
Agua nuestra
Que nunca seas negada
Agua nuestra
Que no te priven del pueblo
Que no nos priven del agua
Agua incólume
Alivio al agua
Para aliviarme
Alta agua que emanas
De nuestros ojos
Ilumina la cabeza
Exégesis del agua
De quienes te quieren privada
Embazada, mercantilizada, esclava
Agua nuestra
Drena de sus corazones
La avaricia y la sombra
que sean sabias sus
decisiones y que se te declare
de una vez por todas
como un bien de dominio público
y quede sellado nuestro privilegio
por heredad, mientras todos y todas
tengamos agua como tenemos aire
seremos libres…
… … …


.


Por. Rodolfo Oreamuno 

viernes, 2 de noviembre de 2012

YO SOY



YO SOY 




Yo Soy un hombre nacido sin palabras,
las he aprendido bien o mal a usarlas
para que en el vaivén del tiempo
lentamente o de súbito
una a una consiga olvidarlas.

Yo Soy animal humano nacido en el silencio
en el mutismo del minúsculo océano,
extracto amniótico donde
el vacío inconmensurable fuera infinito
en las entrañas del paraíso,
ahí me hice substancia perecedera
me supuse ser ojos, hueso, carne,
siendo tan solo presencia
me nombraron como una quimera.

Yo Soy atisbo de Dios
de la luz innombrable
que atraviesa perenne
el espacio de la sombra,
el espejo solitario, humeante
donde las palabras se desnudan
y elogian a sí mismas
como si pudieran salvarme.

Yo Soy persona, soplo de fuego,
llevo la tierra entre mis párpados
y en la sangre el aire que respiro.

Yo Soy el cuerpo de la naturaleza
que reclama abrigo y sosiego,
soy el camino de las palabras
que rumoran el brevísimo latido
donde florece el poema

Yo Soy un rezo, un canto
medicina andante que bendice
todo lo que no soy. 







Por Rodolfo Gerardo Oreamuno Ramírez