Páginas vistas en total

miércoles, 6 de marzo de 2013

ARREBATO EN ÉXTASIS




Gracias por aliarte a mis alas
desde tu esencia prendida,
que asientas a recibir
como un mariposeo risueño
abrazos con ternura de pétalo,
masajes de emociones aladas
que hacen de nuestra piel
un paraíso de ensueño.
Es tan hermoso tu cariño por convicción.
Gracias por expandir la conciencia
y unificar la dicha esparcida
en el vuelo de nuestro sexo por voluntad, 
Gracias por levantar tu mirada presente
en libre embeleso sin dualidad
al frente de la mirada mía,
sin vanidad y sin goces
lastimeros entre manos
y riñones, sin armas escondidas
detrás de furtivos rincones.


Gracias  por  convenir ser amada
desde tu albedrío veraz,
que te soltés en el aire
para vivir espontáneo amar,
y acordés en un milagroso
revoloteo de alegrías,
aquí ahora, ¡despertar!
Mientras que un vendaval de sonrisas
por dentro florece
y una trenza de vaivenes de mar
es concebido en ese instante
de vida que renace, perece
y se crea a perpetuidad.

Es serpiente la creatividad
que asciende lisonjera
hasta el sétimo paraíso,
donde miles de luciérnagas
en celo experimentan espasmos
neurales, coitos elevados de energía
transpersonal y sutil
capaz de encender
la mirada tierna
y hacerla florecer


En la presencia perfecta,
orgasmo colosal de tu armonía.
En el presente del amor,
orgasmo universal en el quicio
de las mentes abiertas.
En la corona serpentina,
la llama violeta cósmica se libera.
Yo Soy.
Somos uno.
Una.
  
-Sin expectativas temerarias
los instantes pasan autónomos,
libres de evaporarse en cualquier momento-
  
No espero nada de la nada.
Todo lo que Es solo puede ser
ahora y Es lo único que existe.

Cuando comparto tu albedrío
no espero nada de la vida,
cuando te ocultas y cuando ríes
como cientos de aves fugaces
que se derraman en libertad,
tan solo quedan tímidas huellas
que se fugan como un río
de estrellas, en la inmensidad…

Solo vivo a la vez, un instante
minúsculo portal que me habita
como la espuma habita las olas
y la arena,
como la frescura habita
la naciente de agua
y las horas ausentes
de coacción y pena.

Sé que mientras vos
te columpiés con dulzura en la piel
de este rico y pleno presente,
sin malicia ni tiniebla
agradeceré discernir
desde la médula
que nada es para siempre,
que hoy vivimos
-mañana no está aquí-
y que somos libres de amar,
libres de coexistir
eternamente.


La espiral ascendente 
de asombro del arte se enciende 
desde el centro de nuestras vidas, 
transmutación impecable
del amor en amor

Amo tu pureza cuando bajás
del cielo todos los deleites
con tu arrebato en éxtasis
por dentro... y me nombras.



.





.
..
...
..
.




Por Rodolfo Gerardo Oreamuno Ramírez 

1 comentario:

  1. Wao!! Increíble! Deberías de organizar un recitario, increíble las palabras que salen de tu alma!!

    ResponderEliminar

Gracias por sus reflexiones !