Páginas vistas en total

sábado, 7 de septiembre de 2013

EL TEATRO ME SALVA


El teatro me salva.
Es mi bosque virgen 
donde respiro la salvia del presente 
y se llena el corazón de alas
que se extienden en el vaivén
 de las emociones liberadas,
compasión por el ser humano,
amor incondicional por todo
lo que está lleno de espíritu,
de esperanza, de paz 
en la mente exitada por el ahora

El teatro me salva.
Es el hogar, 
ese fuego que te acoge 
con los brazos abiertos 
y no quema. 

Es el espacio que habito 
y me muestra el espejo de la vida 
sin las distorsiones de nuestro 
condicionamiento.
 
Es el refugio, 
la guarida que me expone 
frente a mi otredad santa. 

Es mi estancia donde las pasiones 
se extienden y contraen, diversas, 
en lo siempre inmutable.

Es el único sitio donde se descubre 
lo desconocido... y me reinvento.

.
..
...
..
.


Por Rodolfo Gerardo Oreamuno Ramírez