Páginas vistas en total

viernes, 15 de noviembre de 2013

ALGUNAS VECES SE ME OLVIDA




Algunas veces se me olvida
saludar al vecino,
mirarlo a los ojos de frente
y hablarle sin palabras pronunciadas
como fronteras de autómata
sin palabras magulladas 
como indulgencias de embustero,
simplemente saludarlo, y
sin palabras en absoluto
decirle que mi vida es idéntica a la suya,
a pesar de las ilusorias diferencias
somos uno y que su luz
es tan verdadera como la mía,
sus pensamientos como los míos,
como mi tristeza es la suya
porque sufrimos los pesares y las alegrías
cotidianas de nuestros desvaríos,
en la médula filantrópica
que nos pertenece a ambos

Semejantes somos y efímeros.

Algunas veces se me olvida
mirar al cielo, surcarlo con la mirada
como el aguacero se hace uno con el río
y las nacientes de las montañas estremecidas,
y sus rocas inverbes, sin juicio
que se aferran al cause
y se van con la corriente
aunque se queden por siglos
en el mismo lugar.

Algunas veces se me olvida
mirarme en el espejo, des-cubrir el misterio
empaparme de ternura y sonreír
por el simple hecho de estar vivo.

Algunas veces se me olvida
decir te amo, bendecir
perdonar, cuidar, cuidarme
romper todas las protecciones
-nunca más necesitarlas-
mejorar el mundo con la belleza
de mi manera de observarlo.




.
..
...
..
.
por Rodolfo Gerardo Oreamuno Ramírez


domingo, 3 de noviembre de 2013



Sí, la ruta elegida se difumina,
se achica hasta desaparecer
en la melodía de un nuevo paisaje,
que de pronto, sin escrúpulos
crea un mapa sin norte…

Sí, el mundo está de cabeza,
algunas tortugas no volverán
a Moín, sepuntarán en las redes
de las vísceras humanas, su extinción.

Algunas verdades se dicen a medias
y otras no logran cubrir el sol con la uña.

Algunos cultivos fueron modificados
y la semilla como pócima envilecida
ahora no reconoce su propia naturaleza…

¡ Extravío, confusión y desencanto
un mareo de mundo intravenoso
espasmódico alucinante demencial ¡

Una coartada de la sinrazón.

Sí, el tiempo sin tiempo no esconde nada
la verdad es revelada a cada instante,
y lo que falso es falso aparece, condena
lo real, su tendencia al milagro de lo cierto.

Sí, existe a lo lejos una danza
un camino que nos transforma,
un dharma… ahora,
una joya en la conciencia
alumbra memorias coronadas
por el retorno de la sapiencia, milenaria
ahora, convergen latidos transatlánticos
como la enredadera que es nuestro sino
de infinitas posibilidades…

Sí, ahora la ruta tiene un Sur
nos es devuelta la esperanza.
Sean escuchadas todas verdades.


.
..
...
..
.


Por Rodolfo Gerardo Oreamuno Ramírez