Páginas vistas en total

viernes, 15 de noviembre de 2013

ALGUNAS VECES SE ME OLVIDA




Algunas veces se me olvida
saludar al vecino,
mirarlo a los ojos de frente
y hablarle sin palabras pronunciadas
como fronteras de autómata
sin palabras magulladas 
como indulgencias de embustero,
simplemente saludarlo, y
sin palabras en absoluto
decirle que mi vida es idéntica a la suya,
a pesar de las ilusorias diferencias
somos uno y que su luz
es tan verdadera como la mía,
sus pensamientos como los míos,
como mi tristeza es la suya
porque sufrimos los pesares y las alegrías
cotidianas de nuestros desvaríos,
en la médula filantrópica
que nos pertenece a ambos

Semejantes somos y efímeros.

Algunas veces se me olvida
mirar al cielo, surcarlo con la mirada
como el aguacero se hace uno con el río
y las nacientes de las montañas estremecidas,
y sus rocas inverbes, sin juicio
que se aferran al cause
y se van con la corriente
aunque se queden por siglos
en el mismo lugar.

Algunas veces se me olvida
mirarme en el espejo, des-cubrir el misterio
empaparme de ternura y sonreír
por el simple hecho de estar vivo.

Algunas veces se me olvida
decir te amo, bendecir
perdonar, cuidar, cuidarme
romper todas las protecciones
-nunca más necesitarlas-
mejorar el mundo con la belleza
de mi manera de observarlo.




.
..
...
..
.
por Rodolfo Gerardo Oreamuno Ramírez


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por sus reflexiones !