Páginas vistas en total

EN NUESTRAS MANOS, EL FUTURO.








!Primerooo las niñas y los niños!  !Después abuelos y abuelas!,  !las mujeres todas! -esa es la voz de la alerta roja-.

El barco se hunde ¿Y qué pasa?. Los personajes de la tragedia se dividen, los protagonistas del desastre arguyen circunspectos y tratan de salvarse primero, porque no dudan que la nave ha colapsado.

En esta situación;  los que ignoran, los que no saben, lo que unos pocos callan y fraguan en el mar de la soberbia y la indiferencia hasta el desprecio y que provocan que el barco zozobre, serán sorprendidos por la verdad inevitable: El barco se hunde y unos cuantos callan e intentan salvar algunas posesiones y llevarse consigo lo más valioso de su mundo material.

En esta vorágine están los que no se dejan engañar,  han visto señales y saben ahora que no hay nada oculto entre cielo y tierra, y saben que las aguas avisan el desastre, saben lo que ha pasado en cada uno de los barcos que han colisionado en el océano profundo.

Otros bailan y cantan y se emborrachan lujuriosos y engreídos, no saben nada. Otros duermen tranquilos. Otros leen un libro y mientras miran al cielo por un momento se creen eternos; al cabo de un tiempo la catástrofe es ineludible y todos entran en pánico, en shock que adormila, y provoca que muchos de los personajes de la desgracia se den cuenta que se hunden cuando ya tienen el agua por el cuello.

¡Costa Rica se hunde! La amenaza de la arpía gigantesca con sus garras afiladas impone las leyes del mercado y los pueblos son condenados a la miseria, al abuso de poder, a la injusticia y la avaricia de sus gobernantes corruptos. Institucionalizada la corrupción, la dictadura en democracia es inminente.

Podemos rescatar la nave con un milagro del pueblo costarricense, !que despierte!. !que despierte! de una vez por todas.




Tenemos por delante un shock inevitable, como nunca lo hemos vivido en la historia de éste país, la situación es límite y está en juego demostrar qué tan libre puede ser este pueblo en el concierto de las naciones del mundo, aqui y ahora, de tomar el poder de ésta Nación haciéndose del control del rumbo que llevamos por que esas coordenadas, impuestas, que trajinamos desde hace varias décadas, sabemos nos conducen a la desolación y a la desesperanza.  Es la misma miseria, el mismo colapso global de vigencia planetaria, que ha sido la agenda para el tercer mundo de América. Se me viene a la mente este extracto de la obra La Orgía, de Enrique Buenaventura:
                                                                                                                      La Vieja: -al mendigo- Tu me cuentas cómo va el gobierno, yo no entiendo nada y me río. Enana: Yo estoy al lado del gobierno. Mendigo 1: Deudas, empréstitos, inversiones extranjeras, banquetes de la austeridad, desfalcos, conspiraciones, prisiones... cárceles, calabozos, embajadores, reinas de belleza, ministros, actos de caridad, gerentes, obispos, empresa privada, jerarquías, impuestos, huelgas, atentados, mayorías silenciosas, minorías bulliciosas, préstamos, bancos, privatizaciones, privatizaciones... 

Hasta ahora no nos habíamos dado cuenta de lo que realmente significa ese 23  por ciento y más de pobreza, que durante muchos años fue manipulado para ser aceptado como algo natural y normal de nuestra maniatada sociedad democrática y su creciente estado de violencia, inseguridad e injusticia social.

A lo largo de estas últimas décadas la ideología neoliberal logró penetrar en la conciencia colectiva de los costarricenses, oprimiendo y desorientando al pueblo que ingenuamente depositó su confianza en las soluciones que nos ofrecieron, y que nunca llegaron ni llegarán por parte de una ya enriquecida clase corrupta que se institucionalizó en nuestra sociedad.

De seguir en la dirección del neoliberalismo, estamos condenados a la miseria y la explotación, así como a la pérdida de autonomía. Nuestros gobernantes, los capitanes de ésta nación, nos llevaron a la tormenta que estamos atravesando.


Tenemos fe en que el pueblo echará mano del conocimiento y  de la sensibilidad, para evitar el hundimiento, con una propuesta inspirada en la vía costarricense de solidaridad social, justicia, dignidad humana y ecológica que han significado las bases de una sociedad culta y trabajadora, sensible y progresista, amante de los derechos y libertades universales.

Se hace impostergable  una visión de futuro acorde con las exigencias de nuestros tiempos; con conciencia de la Nación que queremos para nuestras nuevas generaciones y como ejemplo para el resto del mundo al darle valor a la tierra y a las personas, al buen vivir, al trabajo digno, a la abundancia para todos porque esta es una tierra Rica.



Somos un país que tiene mucho para ofrecer al mundo si se levanta a tomar el poder del pueblo en manos del pueblo.

¡Al barco debemos llevarlo a buen puerto! Donde el progreso y la esperanza no sean negados, donde triunfen nuestros ideales patrióticos y universales.


Costarricenses: ¿podremos salvarlo y salvarnos de este hundimiento? ¿Estará en nuestras manos el destino iluminado de los ideales de justicia, libertad y respeto, que han sido asumidos por nuestra cultura? ¿Haremos esta lucha llenos de valentía, con los ideales históricos representados en nuestros héroes del 1856-57 y de 1948 y la nueva evolución hacia una democracia participativa en donde el pueblo se apropie del rumbo de nuestro país?

Concentrémonos en definir la Costa Rica del siglo XXI de una manera democrática y pacífica.

El choque con los intereses transnacionales es inminente, el choque con los intereses de unos cuantos atrincherados en el poder que les hemos otorgado con nuestra apatía y conformismo, se hace obligatorio.  ¿Qué hacemos? ¿Nos vemos el 1 de mayo para expresar nuestro descontento?

Yo no sé ustedes pero mi corazón está a la izquierda y mi cabeza altiva y de frente. ¡Ahí nos vemos! Con paz y vehemencia.




Rodolfo Oreamuno Ramírez


Gracias a los aportes de Gloria Serrato y Jorge Hugo Carrillo.

2 comentarios:

  1. Muy bueno, yo siempre he dicho que gobernar con préstamos es muy fácil, ya que vendrá otro a pagar cuando ya no esté yo en el poder. Hacer por hacer o solo por inaugurar es un tema muy superficial y egoísta. Creo que seguimos dormidos, pero nunca es tarde para despertar con sed de hacer bien las cosas, de recuperar ese timón, esa vela y esa dirección que algunos dicen tener; para así devolvérsela a quién realmente la necesita: el pueblo de Costa Rica. Basta ya de gobernar para unos pocos, los representantes del pueblo olvidaron qué representan, suelten ese poder lleno de egoísmo y dejen que Costa Rica avance.

    ResponderEliminar
  2. Este punto de vista es precisamente un punto analitico global de lo que esta sucediendo. Paso a paso todas las naciones del mundo se encuentran en crisis y parece que algo esta a "punto de estallar"...Cada instante parece que la crisis monetaria-social se agrava y que en efecto hay fuerzas controlando este proceso el cual no esta en nuestras manos. Por mucho tiempo yo he creido en la existencia de "Un Gobierno Global" el cual ha controlado e intenta controlar el resto de la poblacion humana....y son apenas unos pocos..pero los duennos de un inmenso capital....

    ResponderEliminar

Gracias por sus reflexiones !