Páginas vistas en total

La hegemonía de la sangre mala.


  
La hegemonía de la sangre mala.

Militantes del odio a mansalva, jauría de testaferros de la violencia y la traición, herederos de aquella sangre mala que fusila a los héroes y cargan sus fusiles contra los hermanos como verdaderos bastardos filibusteros criollos. Así fue cuando los Montealegre fusilaron a los Generales Mora y Cañas, legitimaron sus acciones traicioneras en tiempos de postguerra.

La hegemonía de la sangre mala. Serpientes venenosas adoptadas por el mal, por la usura y avaricia aquí hicieron nido en bajas conciencias, en seres con los que convivimos a diario, porque todos los nacidos en esta tierras somos –querramos o no- herederos también de esa carroña de espíritu, ninguno nos libramos de tales contradicciones históricas en un país tan bueno.

Hoy se inventan ejércitos al margen de la ley, heliopuertos clandestinos, tráfico de armas, de blancas, de órganos y drogas, narco jets por la libre, se inventan reelecciones, memorandums del miedo, saquean sin reparo, trochas, minería cielo abierto, hidroeléctricas y otros desastres naturales sin control, asesinatos políticos contra ecologistas, y se lucha por liderar carteles a la sombra de un protectorado genocida internacional.

Son muchos años ya en que se viene acabando de tajo con lo que hizo el pueblo costarricense a través de ese Estado Benefactor y generador de progreso y dignidad humana, que fue erigido no sin dolor y muerte de fraternos a lo largo de nuestra lucha patria por sobrevivir como un pueblo soberano.

Hoy siguen de necios como ayer cuando un grupo de pendejos rechazaban el acta de independencia que costó miles de vidas en las venas abiertas de América Latina. Persisten sus pendejadas, quieren someterse a los dictados de otros consensos de explotación y violación de los derechos humanos. Como ayer, hoy nos venden al mejor postor, corren para pagar deudas inexistentes a transnacionales que no han invertido ni un cinco en nuestro país, se tapan con las mismas cobijas -red de cuido de corruptos saqueadores- son fieles a intereses espurios, se reparten el poder, el dinero y maquillan de cambio lo que sigue igual o peor, hacen eco de patrañas que son lugares comunes, dicen querer solucionar el caos perpetrado pero lo que ofrecen son curitas o un bisturí sin asco, como el medico tenébrico que traiciona su oficio cuando ofrece como cura lo que mata.

Por mucho tiempo quisieron que Costa Rica luciera como una Miami, ahora pareciera Macau el modelo a seguir, juego, putas y demás diversiones. Ahh, sí, peor aún el shock doctrinal a mi raza, que se roben entre ellos “los de abajo”, los miserables creados por el sistema, que se maten entre ellos -pueblo que mata pueblo no es un buen pueblo- que la ley proteja a los maleantes y que los inocentes sufran el abandono de las leyes.

Por años se viene naturalizando lo desnaturalizado del ser humano. El Shock es inevitable por ser obligatorio desde afuera. El Shock es aceptado desde adentro sin objeción alguna. A cambio de ser tildados como la “mejor vestida”, lo aplico embriagada, o que me den mote “del presidente chancletudo”, también lo aplicaré sin resistencia porque de por sí en este mundo de liderazgos políticos enmascarados y otras apariencias peor vestidas como personajes sacadas de un mal chiste de telenovela de traiciones a boca de jarro, al mejor postor y de pie juntillas, liderazgos al fin que incluso se escudan en la aparente oposición para asustar con la vaina vacía.  Simplemente no son pocos los que sueñan con ser los dignatarios del crimen organizado global y ser premiados con la banda presidencial cueste lo que cueste, comprometa lo que comprometa.

No faltan los vendepatrias atrincherados, encubiertos en cualquier partido que intentan imponerse como salvadores, los tenemos con buen marketing, son escoria que privatiza lo genuino -nuestro sistema institucional y productivo- y se venden al monopolio del dinero transnacional, a los negocios afuera mientras dentro creciendo la violencia el costo de la vida y la amenaza contra lo poco que va quedando de nuestro Estado Social de Derecho y Bienestar.

Recuerdo a un presidente argentino, por alguna razón se me viene a la memoria Carlos Menem -yo no quiero nunca más un presidente como ese en ningún pueblo latinoamericano ni del mundo- que dijo una cosa en el proceso electoral -lo que el pueblo quería escuchar- y a pocos días de electo inició su agenda contra-popular.

Que se acaben las dictadura, las de ambos lados, da igual, democráticas -solapadas de democracia- o por la brava, de derechas, izquierdas o centros, ya va siendo hora que gobiernen los pueblos.

Y como los hubiera no existen… solo imaginemos la desgracia del futuro de los costarricenses si en aquella década de 1850 hubiéramos sido gobernados por estos pillos de sangre mala –y no por aquellos héroes y valientes patriotas dignos como Don Juanito- al contrario de lo que pasó -por dicha suprema para todas nuestras generaciones- se hubieran asociado al filibustero mayor y abierto las puertas de par en par a la esclavitud y al oprobio del pueblo costarricense y más allá en Latinoamérica, al Sur.

Se hubieran sometido a la barbarie esclavista con pompas y platillos de la misma manera que todavía hoy se postran en una veneración a ultranza con el controversial “libre mercado” y las leyes que se dictan en beneficio de los grandes capitales del mundo, sus dogmas TLCs, y sistema de producción-explotación cada vez más esclavistas y desalmados.


.
..
.
..
.
..


Por Rodolfo Gerardo Oreamuno Ramírez 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por sus reflexiones !